Ce que dit la bouche d’ombre

February 2, 2010

A lo largo de todo el libro, Jorge Luis Borges intercaló una serie de repeticiones (de frases, metáforas, nombres propios y temas) que, disfrazados de posibles obsesiones del autor, no era más que los hilos conductores que permiten al lector recorrer su laberinto.

El lector que se tome el trabajo de realizar una recopilación de esas ‘piezas arqueológicas’ podrá desenterrar verdaderas columnas subterráneas de palabras que sostienen una catedral oculta – el libro secreto de Borges. Como ya hemos afirmado antes, las repeticiones aumentan de forma dramática al final del tercer volumen, cuando Borges parece forzar un juego mnemónico con sus lectores. Aquí nos limitaremos a apuntar algunos pocos ejemplos:

El poema Haydée Lange (pg. 484), y 1983 (pg. 436), que también habla del encuentro con el fantasma de Haydée, en un restaurante en cuya mesa había “trozos de pan”. Los poemas Un sueño en Alemania (pg. 416) y Sueño soñado en Edinburgo (pg. 480), con pequeñas variaciones, son prácticamente idénticos y empiezan de la misma manera. El poema Un lobo, repetido íntegramente, en las páginas 407 y 472 del volumen III, son una referencia al cuento Ulrica, de la página 17. El poema El 22 de agosto de 1983 (pg. 444) es una referencia obvia al cuento Veinticinco de agosto, 1983 (pg. 375).

Se citan con frecuencia algunos versos en lengua extranjera, que Borges repitió con insistencia puesto que sabía que serían fácilmente grabados en la memoria del lector – cet que dit la bouche d’ombre, dolce color d’oriental zaffiro etc.

Instigado por las repeticiones del final del tercer volumen, el lector es llevado a buscar otras repeticiones que su memoria más antigua recaptura de páginas leídas hace más tiempo y descubre innúmeras correspondencias entre los poemas y textos escritos al final del tercer volumen, los poemas y textos del inicio del primero volumen y, posteriormente, de todos los tres volúmenes de las Obras Completas.

Por ejemplo, Recoleta, título del poema de la página 18 del volumen I y del poema en prosa de la página 447 del volumen III. Tambien en Fervor de Buenos Aires, aparece la rosa hecha de la ceniza, mismo tema del cuento acerca de Paracelso y su discipulo.

Están presentes en varios momentos del tercer volumen y en la página 39 del volumen I. Los “trozos de pan”, presentes en la mesa en la cual Borges se encuentra con el fantasma de Haydée Lange (pg. 436, v. III), también están presentes en el poema Singladura (pg. 65, v. I).

De las palabras, nombres y metáforas, podemos pasar a los temas. Narraciones enteras se repiten a lo largo de los tres volúmenes de las Obras Completas de Edward Fitzgerald. La historia de Simurgh, el rey de los pájaros, se cuenta en la página 418 del volumen I, en el Enigma de Edward Fitzgerald, v. II, y en la página 364 del volumen III.

Como frases musicales a lo largo de una sinfonía, las repeticiones parecen querer remitir la lectura a otros fragmentos de otros cuentos o piezas de la ‘compilación’. Ellas fuerzan un juego mnemónico con el lector, quien se ve obligado a buscar en otros volúmenes algún nombre o referencia que su memoria captura de algún momento anterior de la lectura. Entre esos ‘temas musicales’ se pueden citar: “Heráclito, el Oscuro y su río que es el tiempo”; “ese jardín que fue tu paraíso”; la mañana, la tarde y la noche; las calles de Buenos Aires; Alonso Quijano; un lobo (el último lobo de Inglaterra); un edificio circular cuya inmensa pared no permite al observador que está fuera advertir la menor curva y lo que se ve es una simple recta; los ojos de los ciegos; el color amarillo, el ruiseñor de Keats, el tigre de Blake e innúmeros otros.

Los ejemplos se podrían multiplicar de forma indefinida. Sin embargo, los ya citados son suficientes para mostrar que, además de hilos de Ariadne, esas repeticiones también son hilos de Ariadne que construyen una tela narrativa y hacen que fragmentos aparentemente dispersos e inconexos de una compilación se unan para formar un todo narrativo con comienzo, medio y final, cuya superposición da una profundidad inaudita a los personajes y al drama que se desenreda. Además, son fundamentales para comprender cómo Borges construyó su libro y cómo entenderlo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: